15 jun. 2008

LA JOVEN DE LA PERLA























J. VERMEER


Descripción Artística: L. López

Prosa Poética: S. Navarro Girbés




DESCRIPCIÓN ARTÍSTICA

Johannes Vermeer (1632-1675), pintor barroco, es junto a Rembrandt el más famoso pintor holandés. Durante su carrera, solo pintó 36 cuadros, de ellos, dos fueron paisajes, el resto interiores con personajes en su actividad diaria. La forma magistral en que representaba las luces y sombras hizo que se le llamara el genio de la luz.

¿Qué lo hizo tan especial? Vermeer es la LUZ, la captó como nadie en cada una de sus obras, las transparencias, los brillos creando una atmósfera intimista.

En el cuadro "La joven de la perla" (1665) utilizó un potente fondo negro para poder resaltar la luminosidad y destacar la expresión de la modelo.

En la gama cromática, destaca el color azul ultramarino, conseguido con lapislázuli, un mineral muy costoso, que utilizaba mezclándolo con aceites. Con el blanco del cuello, se consigue gran equilibrio estético, determinando dos mitades o dos divisiones de la pintura, actuando como bisagra de conexión entre la cabeza y el busto.

La tonalidad de la cara, está rodeada por el fondo negro, proporcionándole así más intensidad y relieve. Con el trazo blanco del cuello, impide que la cara se mezcle con el color ocre del vestido, de esa forma, es más evidente la claridad y el modelado del rostro.

Destaca el pendiente, la gran perla en forma de agua, la luz que proyecta, posiblemente sea el colofón, el trabajo final de la pintura.

A este cuadro se le denominó "La Gioconda de Holanda". No se supo de la identidad de la modelo. La mirada de la muchacha despertó gran interés, parece estar sumida en sus pensamientos aunque mirando directamente al espectador; los labios entreabiertos y carnosos, los ojos son cristalinos, la piel tersa... en definitiva, una obra excelente, excepcional luminosidad y delicadeza en la expresión expectante de la joven.


AUTOR: L. LÓPEZ

RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Creative Commons License


Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.




LA JOVEN DE LA PERLA

¿Qué esconde tu mirada clara?

Niña, pronto descubriste que no existen regalos. Tus labios dulces conocen el sabor de la crueldad amarga. La belleza armónica, serena, deseada, envidiada, roba tu infancia ignorante de juegos y calor de hogar.

Y la vida se construye entre telas y óleos, percibiendo luz, perspectiva, coloridos; acariciando con las yemas de tus dedos los matices en los lienzos. Selecta en tu sencillez se refleja tu corazón en la mirada, segura, dulce, sabia, soñadora, temerosa...

El perfecto óvalo de tu faz hace brillar una perla... Una perla injertada en el tierno lóbulo, por las manos geniales e implacables que te recrean e inmortalizan.


S. NAVARRO GIRBÉS

RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Creative Commons License


Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

2 comentarios:

El silencio del violín dijo...

Para L. López:

Te agradezco profundamente tu inestimable colaboración.

Salut Navarro

Anónimo dijo...

No, no existían los regalos para Griet. Y creo que Vermeer nunca la amó; un enamorado, nunca aceptaría un encargo para vender un cuadro de su amor.
Pieter y su familia deberían haberle dado esos consejos tuyos a Griet.
Saludos