3 mar. 2009

Tu Cuna



















SERVANDO


Una sonrisa quizá.
¡No!, mejor una caricia lunar.
O incluso pudiese ser
un relato, que el aire ha evaporado.

Mirándolo bien
parece una vida fugaz.
Tal vez, el aroma de Venus,
o el amor, sin antifaz.

Ahora veo
lo que nadie más se atreve a mirar.
La imagen de la eterna hermosura.
Es la Niña mecida en tu Cuna.



Autora: S. Navarro Girbés

RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Creative Commons License


Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

5 comentarios:

estherpino dijo...

Un poema conmovedor, Salut.
Tal vez no sea lo que has querido decir, pero a mí me ha hecho pensar en mí misma acunada entre sus brazos...
Un abrazo, amiga.

Anónimo dijo...

Coincidimos estherpino.
Esa es la sensaci'on que me di'o a mi tambien,
Saludos

Anónimo dijo...

Me parecen dos comentarios muy acertados, me he sentido balanceada suavemente por unos brazos invisibles y protectores.
Un saludo

Kiko dijo...

muy tierno este poema, y cálido.

Besos

José Niño dijo...

La hermosura, si es imagen, ya no es