12 sept. 2010

Para que me escuches...







A Juan Emilio Sanchis Girbés




Un día de sol mediterráneo, mi madre te regaló de nuevo la vida.

Engullido por aguas turbias y hojarasca húmeda,
pequeño e indefenso, te regresó.

Siempre he sabido del poder esencial de las madres.

Siempre he conocido que se convirtió de forma mágica, en tu segunda entraña maternal.

Escuché y aprehendí tus palabras robustas.
Seguí el camino de círculo vital.

Genio de las letras,
maestro de los sentimientos,
luego, proyectos y palabras inacabadas.
Prometiste no dejarme.

Prometí que no te dejaría marchar.
Sigo en mi empeño de gritar.

Las promesas se cumplen.
Yo también soy madre,
y necesito, el poder de regresarte.



RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS DEL AUTOR

Creative Commons License


Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

2 comentarios:

El silencio del violín dijo...

Gracias siempre por tus palabras, no sólo son poéticas sino que limpian el corazón.
Un abrazo.

Mayela Bou dijo...

siempre es un gusto venir a tu portal!
besos!